Nos saludamos con risita de oido a oido, teniamos ganas de hablar, demasiadas…

Nos saludamos con risita de oido a oido, teniamos ganas de hablar, demasiadas…

Hacia un arsenal que no nos veiamos, durante la prueba habiamos pasado demasiadas horas de stress, estudio, comidas, amistad, biblioteca e inclusive alguna borrachera apoteosica de estas que cuando despiertas piensas “?Como cono he llegado a morada?”. Seri­a un reencuentro sobre esos que ciertamente te proporcionan alegria, y no ha transpirado una excelente oportunidad Con El Fin De recuperar la intimidad, sobre estas que se pierden o que quedan detras, por distintos ritmos de vida, planes diferentes y por la totalidad de las puertas que se te abren cuando terminas la profesion. Continua a leggere